Patrocinios

Vamos a decirlo de una buena vez: el equipo, ya sean instrumentos, interfaces, micrófonos, amplificadores da una sensación increíble. Aún más cuando una compañía te llama para que promociones su marca. Sin embargo, este concepto ha alterado la perspectiva de mucha gente incluyendo artistas, fabricantes y sobre todo el público.

Si eres músico muy probablemente tienes cierto interés en el equipo. Puede ser porque te involucras mucho creando tu sonido, quieres desarrollar tu nombre o simplemente tu opinión es que si una compañía está interesada en un artista eso da cierta validación al mismo. Pero, retrocedamos un poco, creo que el término artista hoy en día se dice muy fácilmente. No todos los músicos son artistas. Un artista, en mi opinión, es alguien que es apasionado de su talento, que propone un proyecto y contribuye al proceso creativo. Hay muchos niveles de artistas y no todos involucran ser un solista, compositor, etc. Hay músicos de sesión, directores musicales, productores que bien pueden ser artistas sin tener su nombre en un espectacular porque su prioridad es la música.

Tienes que trabajar

Las compañías no van darte un buen descuento o equipo gratis de la bondad de su corazón sobre sus productos solo porque les muestres un canal de Youtube lleno de buenos covers. Tienes que trabajar.

No necesariamente ser empleado de ellos, lo que quiero decir es que tienes que trabajar en tu arte. Si eres un músico de sesión, muestra tu portafolio y como estas incluyendo su producto. Si eres un artista muestra tu album, EP, fechas. Si eres un maestro ¿Estás compartiendo tu enfoque referente al equipo con tus estudiantes? Básicamente, diles donde y como estas usando su producto. Siempre puedes hacer un demo del producto pero pocas cosas le ganan a una recomendación sincera basada en tu experiencia en el mundo real.

El equipo sin música es irrelevante.

Te tiene que gustar lo que estas promocionando

Uno pensaría que esto es algo bastante obvio, pero no lo es. La gente frecuentemente se queda encandilada con la oportunidad de obtener un patrocinio. Su personalidad de celebridad le gana a su propósito como artista. Vivimos en un mundo de consumismo. Somos bombardeados con información cada día, el internet y las redes sociales han empujado el valor de una relación en términos cuantificables: likes, retweets, favoritos, reposts, shares. Mientras esto sucede el contenido en sí es la clave para generar interés y exposición.

El público no es todo, el contenido de buena calidad aún es relevante, pero es un lugar mucho más competido ahora. Cada día las herramientas para crear música, videos y como acceder a este contenido mejora. Esto quiere decir que tienes que mejorar en tu contenido.

Lo que sea que estes tratando de transmitir, mostrar, explicar será traducido de mejor manera si tu realmente conoces el equipo, lo usas y compartes lo que te agrada en tu contexto significativo. Los anuncios crudos y directos de venta están desvaneciéndose y la gente está buscando alguien con quien puedan identificarse y confiar.

Una calle de dos sentidos

Se que esa pieza de equipo es muy bonita y tener un gran descuento o inclusive que sea gratis se siente muy bien. Pero tienes que pensar ¿Qué esta obteniendo la compañía de ti? ¿Qué estas obteniendo tu de la compañía? Si es solo equipo déjame te informo de algo: eso eventualmente va a terminar y a nadie le va a importar.

Trabajar con compañías puede ayudar a tu carrera enormemente. Tu puedes terminar como el tipo al que le enviaron el equipo y eventualmente alguno de los dos siguió adelante o bien puedes trabajar, retroalimentarlos, crear algo significativo para tu carrera y para una compañía que en primer lugar te gustan y usas sus productos.

Para resumir, el equipo es lindo pero lo que es mejor es entender que los patrocinios son/deberían ser relaciones de trabajo significativas donde ambos lados involucrados deben ser beneficiados y sobre todo ayudarte a impulsar tu carrera con cimientos sólidos y no tendencias que se olvidarán eventualmente.